• en
  • es

Riesgos del uso del teléfono móvil

FUENTE: EXPANSIÓN http://www.expansion.com/economia-digital/2016/07/09/5780d94de5fdea08778b459c.html

El debate sobre los riesgos del uso del teléfono móvil sigue abierto

Hoy en día, todos los móviles que se venden en EEUU se prueban para asegurar que no excedan los niveles de absorción de energía establecidos por la Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC, por sus siglas en inglés).

Hace cuatro décadas, un inspector del Departamento de Policía de Hartford planteó preguntas sobre la seguridad de uno de los walkies-talkies de Motorola. Se le pidió a Quirino Balzano, por entonces un nuevo ingeniero del laboratorio de Motorola en Florida, que demostrara que los dispositivos eran seguros.

Los walkies-talkies, similares a sus sucesores, los teléfonos móviles, emiten radiación de radiofrecuencia, de la que no se tiene constancia que, en cantidades pequeñas, afecte a las personas. El único efecto de esa energía sobre el que hay consenso es que, a altos niveles, puede calentar los tejidos humanos.

La prueba que ideó Balzano fue colocar el walkie-talkie cerca de un cráneo humano lleno de agua con azúcar y medir la temperatura del líquido. Con el tiempo, ese concepto se ha convertido en el principal método de la industria para probar las emisiones de radiación de los teléfonos móviles.

Pero un estudio reciente realizado por el Gobierno estadounidense se cuestiona la idea de que el calor sea su único efecto sobre la salud, lo que reabre el debate sobre si la versión moderna de la prueba de Balzano protege de forma adecuada la salud humana.

El mes pasado, el Programa Nacional de Toxicología estadounidense (NTP, por sus siglas en inglés) presentó los resultados parciales de un estudio de 25 millones de dólares realizado en roedores, en el que se descubrió una relación entre la radiación de radiofrecuencia y el cáncer.

La mayoría de las ratas del estudio estuvieron expuestas a niveles más altos de los que emite cualquier móvil, pero algunas lo estuvieron a niveles aproximados a los límites de seguridad.

En los años 70, cuando Balzano diseñaba su prueba, el único efecto biológico conocido de la radiofrecuencia era el calentamiento. Los grupos que establecían las normas fijaron límites de exposición 50 veces por debajo de ese nivel.

“Motorola investigó mucho sobre los efectos biológicos de la radiación de radiofrecuencia”, declara Balzano, que se retiró de Motorola en 2001 y ahora trabaja en la Universidad de Maryland. “No encontramos ninguna prueba de que exista algo que sea dañino”.

A pesar del estudio del NTP, muchos científicos siguen considerando que el calentamiento es el único efecto de esta radiación que puede afectar a la salud y no consideran que los teléfonos móviles sean nocivos.

Más adelante, un comité formado por más de 60 representantes de la industria, ingenieros y académicos del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE, por sus siglas en inglés) perfeccionó y normalizó la prueba de Balzano para la exposición a los móviles que experimentan la cabeza y el cuerpo. Los fabricantes utilizan laboratorios especiales para probar sus dispositivos, en los que emplean una cabeza de maniquí de plástico y un tubo de líquido que representa el torso.

Los teléfonos se prueban a su máximo nivel de potencia, algo que ocurre raramente y sólo mientras se habla por teléfono con mala señal. El uso normal emite mucha menos energía.

Para la prueba de la cabeza, las dimensiones del maniquí se basan en el percentil 90 del tamaño de la cabeza de los soldados del ejército estadounidense, sacado de un estudio de 1989. El teléfono se presiona contra un distanciador de 6 milímetros que representa la oreja.

Para la prueba del cuerpo, estaba permitido que los teléfonos se probaran con una distancia de separación de 25 milímetros, ya que la mayoría de los teléfonos de esa época incluían una pinza de cinturón.

La mayoría de los fabricantes de smartphones realizan las pruebas desde distancias más cercanas. Por ejemplo, el iPhone 6s se probó a 5 milímetros de distancia del cuerpo, mientras que el Samsung Galaxy S7 se probó a 15 milímetros.

En cada móvil, la prueba alcanza una puntuación en la tasa de absorción específica, conocida como SAR (por sus siglas en inglés). Los números SAR se dan a conocer tanto online como en los manuales de usuario.

El doctor Gandhi, que estuvo en el comité IEEE y votó en contra del método de prueba en 2003, indica que los teléfonos deberían probarse desde una distancia menor.

La FCC ha declarado que los teléfonos móviles raramente emiten la máxima potencia si se hace un uso adecuado de ellos y que, aunque un dispositivo se presione contra el cuerpo, es improbable que emita suficiente radiofrecuencia como para exceder los límites.

Balzano y otros científicos que apoyan el método de prueba actual señalan que la distancia de separación con el cuerpo es apropiada, ya que la mayor parte de las personas envían mensajes de texto en lugar de acercar el teléfono a sus cuerpos.

riesgos-telefono-movil

2 Comments

  1. Diego 1 enero, 2017

    Como los móviles son relativamente recientes en nuestra sociedad, habrá que esperar años hasta que pueda haber estudios contrastados en los que se puedan vislumbrar posibles riesgos.

  2. Author
    aktua 13 febrero, 2017

    Sí Diego, por eso es mejor prevenir antes que curar sin dejar de lado los avances tecnológicos. Gracias por tu comentario.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


nueve + = 11

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>